El estilo Oriental

El estilo Oriental

La decoración en el estilo Oriental

La cultura oriental era lejana en otros tiempos, hoy en día ya no se considera extraña o exótico, más bien se ha convertido en un componente cotidiano y esencial de nuestra vida cotidiana, sobre todo en la gastronomía, donde cada día más se observan alimentos de origen asiático, se observa la influencia del lejano oriente, todavía más significativo es el gran interés de la cultura occidental por las religiones y las corrientes filosóficas provenientes de Asia, principalmente entre los diseñadores, arquitectos y decoradores de interiores, que encuentran en las tradiciones y el estilo de vida asiático la inspiración para su trabajo.

Los métodos de tratamiento holístico y ayurvédico se han extendido por todo el mundo, y apenas existe una publicación sobre arquitectura de interiores que no contenga al menos un artículo sobre él, una tradición china que busca generar una disposición armónica de construcciones sagradas, sepulturas, palacios y calles. El universal sistema de valores de las filosofías budistas y zen y los principios asociados, como la conexión con la naturaleza y la energía vital, han dejado una gran huella en el estilo de vida occidental y han marcado de forma decisiva las tendencias actuales en el diseño y la arquitectura.

Si deseamos comprender las raíces de estas corrientes y centramos nuestra atención en China, por ejemplo, nos encontramos ante la civilización más antigua de la Tierra, con una historia que abarca más de cinco mil años y una cultura que ha influido en muchos países vecinos de forma significativa. La arquitectura china, desarrollada a lo largo de estos cinco mil años, se caracteriza por transformar los conceptos filosóficos y arquitectónicos, como lo demuestran el palacio imperial de Pekín, las construcciones coloniales de Shanghái o los templos budistas, taoístas y confucianos.

Construcciones Chinas

Junto a la arquitectura india, en la que se reflejan las diferentes influencias culturales que conformaron el país a lo largo de su historia durante milenios, el minimalismo japonés se ha convertido en una de las fuentes de inspiración más importantes para arquitectos, diseñadores y decoradores, tanto de interiorismo como paisajísticos de todo el mundo. El minimalismo se distingue por sus formas limpias y sencillas y la reducción a lo esencial, Japón que se ha constituido en el eje central de la arquitectura y el diseño, se distingue por la combinación de la tradición y la vanguardia. Las ceremonias del té, las geishas y el ikebana conviven en armonía junto a revolucionarias tendencias de moda y diseño o la tecnología más moderna.

Un estilo único y singular que caracteriza la arquitectura de los países der Sureste Asiático. La influencia de las culturas china, india, musulmana y colonialismo europeo ha dejado huella tanto en los habitantes de estas regiones como en la propia arquitectura. 

Que es el holístico u holística

El holístico u holística define la práctica misma de la filosofía holista, lo holístico se fundamenta en que cada sistema ya sea físico, biológico, económico, etc., y sus propiedades, se estudian de forma general incluyendo los acontecimientos que lo rodean y así podremos tener un mayor entendimiento de su continuidad, nunca se deben hacer de las partes que lo integran. Lo holístico puede ajustarse a un concepto o punto de vista en donde se le da mayor importancia a una percepción más integral y completa en el estudio de una realidad.

Aristóteles fue quien por primera vez y por medio de sus estudios, simplificó el fundamento general de la filosofía holística, al escribir su forma de entenderlo acerca de la metafísica, en sus extensos análisis determinó que “el todo es mayor que la suma de sus partes”. La filosofía holística se utiliza en otras ciencias como la medicina, la psicología o la educación. Dentro de la medicina, se encuentra el término de la medicina holística, ésta es una especie de tratamiento alternativo a los tradicionales, el cual es adaptado a la parte terapéutica, se apoya en la idea del ser humano como un todo y no como la suma de sus partes. De esa manera la medicina holística concibe que para que una persona tenga buenos resultados al momento de aplicarle un tratamiento terapéutico, se debe tener en cuenta primero el entorno y todos los elementos que se encuentren vinculados con dicha persona. Dentro de esta medicina alternativa se encuentran incluidos la práctica de yoga, de acupuntura, de homeopatía, estos con la finalidad de contribuir con el tratamiento de trastornos somáticos como psicosomáticos, por ejemplo: dolores a nivel muscular. Igualmente contribuyen con tratamientos de   problemas psicológicos que pueden desencadenar una depresión.

También existen otras teorías que son opuestas a la filosofía holística, entre ellas están el reduccionismo, el cual plantea que una estructura puede ser estudiada y explicada, basándose en las partes que la integran. Igualmente, dentro de las ciencias sociales también existe una ciencia que contradice a lo holístico, y es el individualismo metodológico, el cual le otorga mayor importancia a la interpretación subjetiva de cada persona en los diversos acontecimientos sociales en la que se encuentre involucrado.

El Ayurveda es la medicina oriental tradicional India más antigua.

Medicina india

La mitológica India dice que hace entre 8.000 y 10.000 años se practicaba la medicina, fueron transmitidas verbalmente de generación a generación y escritas unos quinientos años antes de Cristo, los grandes maestros que vivían en las cuevas del Himalaya recibieron esta información en estado de meditación profunda, una información directa sobre los estados de la materia y la salud del cuerpo humano teniendo en cuenta el equilibrio con el orden natural. Impulsados por la compasión, estos maestros bajaron de las montañas para transmitir este conocimiento a la gente de los pueblos.

Las fuentes históricas recortan sensiblemente este momento embrionario del ayurveda, hasta situarlo en algún punto del primer milenio antes de Cristo. El Ayurveda se lleva practicado en la India desde tiempos ancestrales, la única discontinuidad de estas técnicas fue durante la ocupación inglesa de la India, que marginó esta práctica para fomentar la medicina occidental.

En el idioma sánscrito, “ayu” significa vida en el sentido más amplio, mientras “veda” quiere decir “conocimiento”, siendo ese el significado de los antiguos Vedas, los textos milenarios indios que hablaban de la vida y todavía son estudiados hoy en día.

El Ayurveda es holístico porque engloba cuerpo, mente y espíritu. Toda enfermedad se origina por el desequilibrio en alguno de estos niveles, mientras la salud responde a un estado de equilibrio.

La medicina alopática o medicina convencional apenas percibe la punta del iceberg de la salud humana: trata los síntomas en lugar donde se produce el trastorno en vez de ir a la raíz del problema. Esto no quiere decir que no funcione. De hecho, es la medicina más eficiente en casos agudos, cuando hay una lesión como una rotura de huesos, una hemorragia o un infarto, los propios médicos que practican la medicina de los ayurvédicos, no dudan en desviar a un hospital convencional este tipo de casos.

Por otro lado, la medicina ayurvédica trata al paciente como un conjunto, no a la enfermedad, y sólo en algunos casos extremos recurre a tratar directamente la dolencia. En este sentido, resulta más eficiente a la hora de tratar enfermedades crónicas que la medicina convencional.

Según el Ayurveda, se diferencia a tres grandes de biotipos humanos, en los que impera cada una de las tres doshas o humores vitales: vata, pitta y kapha. Cada uno de estos biotipos tendrá un tipo de alimentación y una medicina apropiada adaptada a sus características.

En la medicina convencional trata a todo el mundo por igual (incrementando los beneficios de las industrias farmacéuticas), el médico ayurvédico hará un diagnóstico en función de la constitución particular del paciente, sin intereses farmacéuticos.

El Ayurveda exige compromiso del paciente en su salud.

Las personas del mundo occidental hemos delegado toda la responsabilidad de nuestra salud, a los médicos y las farmacéuticas. 

El Ayurveda tiene la exigencia de que las personas se autorresponsabilicen de su salud: como dicen los textos ayurvédicos tradicionales, “si tienes una alimentación correcta y un estilo de vida apropiado, ¿la medicina para qué te sirve?”. La diferencia fundamental es que, según Ayurveda, tú te sanas a ti mismo, mientras que, en la medicina tradicional, necesitas algo de afuera para sanarte.

La sanación en Ayurveda es lenta, no vale para gente con prisas, se basa en que, si enfermas lentamente, debes de recuperarte lentamente, una de las bases del ayurveda es la desintoxicación del organismo, para recuperar el equilibrio natural que antes de la enfermedad teníamos. En la creencia occidental vivimos siempre con prisas, y pensamos que enfermamos rápidamente y por lo tanto recuperarnos rápidamente, pero esto no es la realidad, hay enfermedades que se gestan durante años, uno de los grandes problemas que tenemos es que nos alimentamos de forma desequilibrada durante años, y con estas conductas no podemos curarnos tomando unas pastillas.

Está comprobado aproximadamente, el 20% de la comida que ingerimos a diario se queda sin digerir en la base del estómago, este 20% forma toxinas que posteriormente se absorben por el intestino delgado. Estas toxinas se acumulan en distintos tejidos (por ejemplo, a las personas de biotipo vata se le acumula en las articulaciones), convirtiéndose en el origen de todas las enfermedades a través de una misma causa: la toxicidad. La acumulación de toxinas da lugar al síntoma patógeno.

Otra de las características de la medicina del Ayurvedaó utilizan el masaje para que penetre a través de los poros de la piel entre 10 y 30 sustancias naturales, impulsadas por el aceite de sésamo. ¿Por qué sustancias naturales y no sintéticas? Llevamos 40.000 años evolucionando con las plantas, de modo que las paredes de nuestras células están capacitadas para el intercambio con los químicos de las plantas con las que hemos cohabitado, no con síntesis químicas elaboradas en los laboratorios.

Se las llama mal llamadas medicinas alternativas, cómo se puede llamar medicina alternativa a un método que lleva practicándose desde hace más de doce mil años?, se debería de llamar medicina nativa, ya que la medicina griega, celta, china actual, tibetana y árabe, se siguen utilizando, convirtiéndose en una medicina tradicional en muchas regiones del mundo con buenos resultados, teniendo en cuenta que Ayurveda no es una medicina en sí, es una forma de vida en si misma enfatizando la prevención sobre la cura..

Que es el Feng Shui 

El Feng Shui no es un tipo de decoración oriental, es una filosofía, su base es encontrar el equilibrio dentro de la casa aportando energías positivas dentro de los lugares que la habitamos.

Estas palabras significan viento y agua se basa en encontrar un movimiento Chi o flujo vital de la energía, que forman partes del todo y de todos, cuya circulación nos proporciona salud y bienestar, así como prosperidad y una vida llena de armonía. Una filosofía que se basa en que si cuidas de tu casa, tu casa cuidara de ti.

Decorar según el Feng Shui

Podemos aplicar este método milenario en nuestra casa, no se trata de colocar un dragón en la entrada de la casa, o un gatito de los que venden en los chinos, colocado en la estantería saludando. Esta filosofía va mucho más allá, hay profesionales que son especialistas en esta técnica que pueden ayudarte con un cien por cien de satisfacción, contratar a un profesional para una consulta de Feng Shui dependerá del espacio en metros y las horas de trabajo que emplee, suelen estar entre los 200 y los 500€, suelen incluir las visitas, un dossier con los análisis de la casa, un plan a ejecutar y también el seguimiento. También puedes recopilar información para realizar tu misma el proyecto, te vamos a dar unos consejos con los elementos más indispensables que debes de seguir y hacer.

Empezaremos por el orden y la limpieza.

Deshacerte de todo lo que no necesitas, vaciar lo innecesario y hacer limpieza en general es el punto de partida para que la energía fluya adecuadamente a través de los espacio de tu casa, quita de en medio trastos y/o muebles que no resulten útiles o seguros, ya que este es su tercer principio básico indispensable.

La entrada de casa tiene que ser lo más grande.

Lo primero que nos encontramos al llegar a casa es el recibidor, este debe dar la sensación de espacioso, los colores claros reflejan la luz y por eso elegiremos un color luminoso, como el blanco o amarillo. Es muy importante que haya luz en la entrada, si no natural, aprovechando espejos que reflejen la luz de otros puntos, pero nunca los pongas enfrente de la puerta porque la energía rebota y se escapa, también lo podemos reforzar con lámparas de techo y/o sobremesa. Si tienes posibilidad, coloca agua o algo que lo represente (es el elemento que más atrae la buena fortuna), coloca cosas que te transmitan buena energía, como flores, velas o fotos.

El salón de la casa luminoso.

El salón o la sala de estar es uno de los lugares con más energía en movimiento influenciada por nosotros mismos: aquí se entra, se sale, nos aposentamos, nos activamos y nos relajamos... Si queremos crear ambientes positivos debes de tener esto en cuenta. La luz lo más natural posible, además de una buena ventilación que renueve la energía, ventilar al menos una vez cada día, con diez minutos es suficiente en invierno, en épocas de calor mantén la ventilación el más tiempo posible, otra cosa a tener en cuenta es poner plantas naturales ya que son la base de la naturaleza. Las ubicaciones ideales para el salón son a la izquierda o el este de la entrada ya que allí se encuentran las zonas de la Salud y familia o de la Riqueza y prosperidad.

En cuanto a los muebles ha de ser lo esencial y no tener esquinas muy pronunciadas, mejor redondeadas porque así el Chi o energía vital fluye mucho mejor, Se recomiendan materiales nobles, como la madera, los tejidos naturales como la seda o el lino, usa una combinación de colores equilibrados, como cremas, blancos rotos, combínalos de forma equilibrada, si escoges colores blancos combínalo con cojines de colores o flores, por ejemplo.

No pongas jamás los sofás de espaldas a la puerta, es recomendable ponerlos en L, apoyados sobre la pared y no los pongas enfrentados, 

La luz aportará la energía del elemento fuego y activa el Chi, así que combina puntos de luz ambiental y puntual.

En mis viajes por Asia he visto en muchas en ocasiones que, en las casas sobre todo en los baños, lo que nosotros utilizamos como zócalos en las paredes, que acaban en ángulos de 90º, ellos utilizan zócalos curvos, es decir, no acaban en ángulo recto, acaban en curvatura la pared contra el suelo. Parece una tontería, pero lo veo muy beneficioso, no solo por las energías que chocan y se dispersan sin uniformidad en los ángulos rectos sino también por la higiene, que por el contrario al ser curvos, las energías fluyen uniformemente y lo veo sumamente higiénico, ya que al limpiar el suelo hace que no se queden en los ángulos retos, ácaros, corrientes estáticas y un sinfín de elementos dañinos.

 “Si tienes oportunidad coloca zócalos curvos, verás la diferencia”

Yolanda García.