El estilo Victoriano

El estilo Victoriano

El estilo victoriano 

Uno de los rasgos más característicos del estilo victoriano fue su prolongada vigencia, coincidente con el reinado de la reina Victoria de Inglaterra, que fue uno de los más largos de la historia. Por ese motivo, los tratadistas diferencian en varios periodos dentro del mismo estilo. Los muebles, del principio del final del reinado de la reina Victoria, pasaron por diferentes fases de inspiración. La producción que se consiguió en los primeros años conservaba todavía una estructura arquitectónica que recordaba los estilos anteriores, el regente y el Jorge IV. 
Posteriormente, la producción se adaptó a la corriente más común que florecía en Europa, que se regía por el eclecticismo de las formas y la búsqueda del confort, a lo que en Inglaterra había que añadir la influencia de las culturas orientales, procedentes de sus colonias y el conocimiento del mundo, como la hindú por la influencia de la India y la japonesa, especialmente en lo que se refiere a los recursos decorativos. Hasta 1860, los estilos neoclásicos, Luis XIV, isabelinos y gótico presentaron sus elementos ornamentales a los mueblistas victorianos, que lograron unos conjuntos difíciles de clasificar por falta de definición o mezclas de estilos, pero siempre los hacían ostentosos. A partir de aquel año, las formas se estilizaron por la influencia decorativa japonesa, dispuesta sobre fondos oscuros, con detalles en colores rojos y dorados, los muebles se hicieron más menudos y abundantes. La producción industrial permitió multiplicar los muebles auxiliares de pequeño tamaño. 

Gran Bretaña año 1837 a 1901

El largo reinado de la reina Victoria 1837-1901 coincidió con el periodo de máxima expansión del Imperio Británico y con un gran desarrollo industrial. La idea de progreso es asociada a la acumulación del poder económico y, como consecuencia, al logro del bienestar. La burguesía británica, enriquecida por la industria, y las colonias, encontró en el mobiliario una forma de manifestar la opulencia que había alcanzado. En los hogares británicos, mientras unos muebles eran grandes y ostentosos, otros eran pequeños y estaban repartidos generosamente por todas las estancias de sus casas, que, a la vez, adornaban con pesadas tapicerías y bibelots. La exposición universal celebrada en Londres en 1851 (Foto superior) constituyó una muestra de la prosperidad alcanzada en la era victoriana.

 Los colores en la época victoriana

El color del estilo Victoriano

El estilo victoriano se caracteriza por la paleta de colores que se escogen para decorar las casas, en este estilo todo parte de la elección del color de las paredes, ya que creaban una impresión inmediata, era una paleta bastante abierta, con colores profundos, como el rojo Ingles, los marrones y los verdes, también se utilizan papeles pintados en las paredes muy cargadas con dibujos de diferentes colores, acabando con dorados o plateados, con grecas o molduras, que realzan sobre estos colores, se decoran así en las diferentes estancias de la casa, sobre todo en el comedor y en las salas de estar, ya que eran las estancias más visitadas por los invitados y los huéspedes.

Decorar con estilo Victoriano

Para el amueblamiento por lo general, se usan colores oscuros, como la caoba o los colores nogal oscuro, esto es para que resalten los elementos decorativos, como la plata o el estaño, ambos muy apreciados, la iluminación es también un punto esencial, se utilizan candelabros y las lámparas de pie, generalmente muy recargadas con figuras o flores, en colores dorados, plateados o de bronce, donde la iluminación se realizaba con velas, para iluminar cada punto de la casa, Las plantas naturales y los cuadros de pinturas con gruesos marcos dorados y las láminas en blanco y negro, llenaban las estancias, ya que son esenciales en este estilo decorativo.
Lo principal de este estilo es la elegancia y sofisticación, si eres una persona que te gusta lo tradicional, el refinamiento, romántico, te gusta lo excesivo, lo moderno, lo delicado o lo sofisticado, este es tu estilo ya que refleja un hogar elegante, donde prima lo acogedor y el orden, además es un estilo que está lejos de pasar de moda.