La limpieza de los muebles

La limpieza de los muebles

Limpieza de los muebles

La madera es el producto con el que generalmente realizamos nuestros muebles, es el material más antiguo utilizado por la humanidad para este propósito, es noble, es fácil de trabajar, también lo podemos deformar fácilmente, mediante técnicas de humedad y secado, se pueden realizar figuras geometrías con ella. La madera es un elemento vivo y sufre variaciones dependiendo de la humedad y el calor de ambiente, de donde los tengamos ubicados. Esto influye en la vida de la madera, por ejemplo, unas variaciones bruscas de temperatura y humedad, pueden hacer que la madera se raje, por esas variaciones de contracción y expansión. Hay diferentes tipos de madera, las hay que sus poros son más pequeños, por lo que la humedad se introduce menos por sus fibras y es más resistente a estas variaciones, también depende de las resinas o aceites que estas tengan a través de sus fibras.

Inicialmente tenemos que diferenciar los muebles en dos grupos. 

Muebles de poro abierto

los muebles de madera en poro abierto, son muebles que han sido lijados o pulidos y se ensamblan creando diferentes modelos, estos modelos no se tratan con productos químicos ni selladores de la madera o barnices, son los muebles que siempre se utilizaron, tienen una gran belleza ya que son nobles, generalmente los únicos acabados que se les aplica, son ceras naturales, o bien ceras con betún de Judea, lo que conocemos como la cera de los zapatos o betún, este se le da generosamente en el sentido de las vetas, y se deja que los poros las observan, durante una hora más o menos, se retira lo sobrante con trapos y posteriormente se cepilla con un cepillo de cerdas, (es exactamente el mismo proceso que se hace cuando se limpien los zapatos), esto se realiza para cerrar el poro a través de la cera, y evitar que la madera se deshidrate, por los cambies de humedad y temperatura.

Muebles de poro cerrado

Los muebles en poro cerrado, una vez lijados, a la madera se le añaden o bien barnices incoloros, para mantener la veta de la madera visible, o esmaltes con color que, elimina la veta en la madera, una vez aplicados cualquiera de los dos procesos, bien a brocha que siempre se le aplica en el sentido de la veta de la madera, o a pistola para que entre más en los poros y quede el trabajo mucho más fino, tras este proceso, la madera queda sellada “el poro queda cerrado” y así protegido. La madera con los aumentos de temperatura y humedad se mueve, con el frio o humedades bajas se contrae y con el calor o humedades altas se dilata. Esto ocurre principalmente en madera que estén expuestas a las inclemencias del tiempo. Como las situadas en el exterior de la casa, qué debido a estas variaciones, se terminan cuarteando o descascarillándose.

Limpieza:

En ambos casos (poro abierto o cerrado) la limpieza se realiza con un paño de algodón, preparamos agua templada con un jabón neutro, mojaremos el paño, eliminamos el exceso de agua y simplemente con el húmedo, limpiaremos los muebles, aclarándolo cuando sea necesario, eliminando el agua en exceso. Si queremos que aparente más limpio, hágalo siempre en el sentido de las vetas de la madera ya que si quedara algún resto de polvo se confundiría con la veta.

Nunca utilice elementos abrasivos que puedan dañar la madera.

En el caso de poro abierto, utilizaremos de vez en cuando, productos que contengan ceras naturales, para nutrir la madera y recuperar el esplendor de ella. Estos pueden ser en modo de ceras naturales o bien hay en el mercado infinidad de productos en modo spray o atomizador que contienen ceras. Uno que a mí me encanta y es muy fácil de utilizar se comercializa con la marca de Caramba.
Pero sin lugar a dudas es mejor utilizar productos caseros que en muchas ocasiones dan mejor resultado que los industriales y son más económicos, hay varias fórmulas dependiendo del objetivo que queramos conseguir.

La Vaselina (Ralladuras)

vaselina para muebles

Si lo que tenemos es manchas o pequeñas grietas en la madera, puedes utilizar vaselina. Sus compuestos oleosos nos permiten limpiar y a la vez darle brillo.

Vinagre de Vino y aceite de oliva (Para devolverle su brillo)

aceite y vinagre

Dos ingredientes tan sencillos que normalmente tenemos en casa y que puedes conseguir para que tus muebles luzcan impecables.
Tenemos que echar los dos productos a parte iguales en un recipiente adecuado a la cantidad que quieras utilizar.
Utilizaremos un paño de algodón, para dar esta mezcla por todo el mueble y lo dejaremos secar aproximadamente durante una hora, con esto verás el cambio que dará tu mueble, pero si posteriormente le das cera, tu mueble quedará espectacular ya que le dará una tonalidad con un brillo precioso. Esta fórmula es muy efectiva, ya que el aceite nutre la madera (la rehidrata) y el vinagre elimina la suciedad acumulada en el mueble. Si aún quieres sacarle más brillo tras realizar esto. Pásale de nuevo un paño de algodón y el brillo subirá.

La mayonesa (Manchas de líquidos)

mayonesa

Hay ocasiones en que un mueble se mancha, por ejemplo, porque nos queda el cerco de un vaso o por derrame de líquidos. El método que mejor funciona en estos casos, es extender mayonesa por encima de donde tengamos la mancha, la dejamos hasta que esta quede seca, posteriormente frotamos con un paño y generalmente la mancha desaparece.

Golpes en la madera

Uno de los métodos que se emplea cuando tenemos un golpe en la madera “me refiero a una hendidura en la madera y no a un golpe con ruptura” cogemos un paño húmedo con agua tibia, y lo ponemos sobre el golpe lo dejamos unos diez minutos para que absorba la humedad, después colocamos la plancha en calor medio y le añadimos el calor encima del paño durante poco tiempo, verás que por arte de magia la hendidura se le quita. Si no se eliminó del todo repite el procedimiento. Ten cuidado si tu mueble esta barnizado ya que si le das un exceso de calor podrías dañar el barniz.

Amoniaco (muebles de exterior)

Si tienes muebles de jardín o muebles en el exterior de la casa, que tengan mancha de moho, utiliza un chorro de amoniaco mezclándolo con agua y dale con un trapo o un cepillo sobre el moho, verás cómo desaparece.

El Limón (para limpiar y dar brillo)

el limón

Hay varios métodos para sacar brillo a los muebles de madera, para que reluzcan, pon el zumo de limón mezclado con aceite vegetal, lo extiendes por el mueble que quieres limpiar con un trapo, frótalo y déjalo actuar, la madera volverá a relucir, con este método verás que la suciedad desaparece muy rápido y los efectos son inmediatos.

Ceras de Colores (para pequeños agujeros)

Si lo que tienes es un agujero o un pequeño golpe astillado hay un método sencillo para solucionar esto, hay ceras más duras de diferentes tonalidades, que puedes aplicar, si es un pequeño agujero, calienta con un mechero levemente la barrita de cera y con un trozo de una pinza de madera, le añades la cera en ese agujero, posteriormente pasa un trapo para quitar los restos. En el caso de que este astillado líjalo suavemente para eliminar las pequeñas fibras rotas, y posteriormente, aplícale la cera de la barrita, calentada previamente con el mechero, ayúdate de la madera de la pinza si es necesario, posteriormente lo presiones con un trapo en sentido longitudinal, verás cómo queda solucionado.

Mantenimiento de muebles de exterior

Si queremos hacer un mantenimiento de los muebles que tenemos en el jardín, que sean de teca, jatoba o alguna madera tropical.

Banco de teca exterior

Si la madera se encuentra bien, con su color natural que es el color avellano, pasaremos un paño húmedo con jabón neutro, por todo el mueble, para realizar una limpieza profunda, una vez seca, procedemos con una brocha, a darle una mano de aceite de teca, está siempre se da en el sentido de las vetas de la madera, repetiremos la operación del aceite si hiciera falta, esto se realiza tras el secado de la primera capa, veras como los muebles recobran todo su color. Esta operación habría que hacerla dos veces al año, que son en primavera y al final de la temporada de verano.

Si el mueble que está en el exterior, esta con un color plomizo, y quieres recuperar el color inicial, hay que hacer un poco más de trabajo.

Lijaremos suavemente la superficie o las partes que queremos recuperar, con un taco de lija fina, para limpiar toda la capa exterior, también podemos utilizar una lanilla del 0000, con esto será suficiente. Según vamos lijando veremos que el color aplomado va cambiando a un color más avellana, este es el color que hay que buscar, tras el lijado.

Una vez lijado o pulido, limpiaremos los restos de polvo con un trapo ligeramente humedecido o con un aspirador “El objetivo es que la madera quede limpia de polvo”.

Pasamos a darle aceite de teca por toda la superficie del mueble, esto lo aremos con una brocha, en el sentido de la veta de la madera, lo dejamos secar, más o menos una hora, después de secado, le volvemos a dar otra mano de aceite de teca y tras el secado el mueble está listo, habrá recobrado el color que tenía en sus inicios.

Si no tuvieras aceite de teca, puedes emplear un aceite suave, como el de girasol, mezclado con un chorrito de aguarrás, esto te valdrá, aunque al final tienes que pasar un paño, para eliminar el resto del aceite.

Diferencias en la madera de teca

Estas fórmulas son tradicionales en la industria y va un poco más allá de la limpieza del mueble en casa.

formulas de anticuarios

Fórmulas de anticuarios

Para el mueble: Se disuelve en baño maría, en dos litros de espíritu de vino: Sandáraca (es una resina que se obtiene de algunas coníferas y que se emplea en la fabricación de barnices), 250 gramos, goma laca 124 gramos, resina mastic, 124 gramos, resina clemí 60 gramos. Agregase a la masa 124 gramos de esencia de trementina.

Otro método empleado por anticuarios

Para barnizar el nogal y tenerlo en excelente estado de conservación, se toma en partes iguales de tierra de sombra y en polvo de pómez en polvo impalpable, que se mezclan íntimamente y se aplican sobre la madera por medio de un trapo de lana humedecido en aceite de linaza.
Solo resta frotar con trapos de algodón bien suaves, y el resultado final corresponderá a la fuerza del frotamiento.